Si puedes programar la mudanza para tus días de vacaciones o si tienes días libres será mucho mejor, así podrás hacerlo más rápido y no quedarás exhausto. Una vez tengas la fecha debes organizarte con una lista de tareas, encabezada con regalar, donar o vender todo lo que no utilices o que no te haga feliz.

Luego debes decidir si la mudanza completa la harás personalmente o contratarás un servicio de mudanza. Aquí tienes que tomar en cuenta tu presupuesto versus las cosas que necesitarás comprar como cajas, papel, cinta adhesiva, marcadores de colores, plástico de embalaje y por supuesto, el transporte.

Todo va a depender de cuántas cosas tienes que mudar y a la distancia que estará tu nuevo domicilio. Obviamente si eres una persona soltera con apartamento pequeño y tienes un amigo con un pickup disponible, te saldrá mucho más económico hacer la mudanza por ti mismo. Pero si en cambio tienes una familia completa y objetos muy valiosos o pesados es mejor que los expertos se encarguen y garantizar una mudanza exitosa.

Cuando tengas las cajas, empieza por empacar las cosas de menos uso, como la vajilla de navidad, el librero, la ropa de cama, etc. Una vez empacadas rotula colocando lo que hay dentro y en qué parte de la casa irá, por ejemplo, vajilla/cocina o decoración/baño principal; de esta manera te será fácil ubicar cada caja en el cuarto correcto de tu nuevo hogar.

Si haces la mudando tú mismo debes seguir por embalar los muebles y artefactos electrónicos para que no se estropeen en el viaje. Proceder con desarmar conexiones de computadores o teatro en casa. Aunque contrates un servicio de mudanza igual te tocarán las cosas más pequeñas, así que procede con las recámaras y no olvides la rotulación: libros/José, juguetes/María, o closet/Luciana. En ese orden lo último que empacarás son tus cosas de uso diario.

Antes de esto ya debes haber limpiado la nueva casa o apartamento y recordar utilizar todo lo que tengas en la refrigeradora. También tener lo menos posible de ropa sucia y sería buena idea los días previos y el día de la mudanza apoyarse con comida rápida para no ensuciar ollas, ni platos. No olvides haber llamado a las agencias de servicios públicos para el cambio a tu nuevo hogar ya sea del internet, el cable o la luz eléctrica.

El día final de la mudanza asegúrate de tener tus artículos personales esenciales como documentos, cargadores de celular y artículos de aseo separados y a la mano.  También tener disponibles frutas, granolas y un envase con agua el día del cambio. Ese día vístete con ropa cómoda y tener ropa de cambio fácilmente accesible en las cajas de la mudanza.

Una vez estés en tu nuevo hogar con tus pertenencias empieza primero por armar las camas, conectar la refrigeradora e instalar todo lo prioritario. Al día siguiente con calma podrás organizar todo lo demás. Tomando nota de todos estos puntos, podrás realizar una mudanza exitosa y convertirla en una de tus mejores experiencias disfrutando de alguna de las opciones del hogar de tus sueños que te ofrece Urban Development Group (UDG).